tiempo en españa en Valmojado

domingo, 1 de diciembre de 2019

Desde Valmojado hasta casi El Pardo (dichosa valla)



Bikers:  Alvaro y Reque (100 %), Ángel (elchatanga)(95%), Antonio Rastry (85%), Paco Moreno (80%), Jesús, Eduardo y Josete (60%), Rober y Fernando (100% de su ruta)

Para ver o descargar el track de la ruta pincha aquí

     Para el día de hoy, habíamos propuesto el desplazarnos desde casa hasta El Pardo para enseñarles a los que me acompañasen la bonita zona. En principio, durante la semana, sólo se habían apuntado a venir 2, pero pasaban las horas y comenzaba la gente a animarse.

CRÓNICA

     Otro día mas a madrugar y ya iban 7 seguidos. Buff. Antes de que suene el despertador, ya me levanto, desayuno, me atavío y me preparo todo lo que aun me faltaba. Antes de la hora, quería salir al punto de encuentro de hoy pero recibo un mensaje primero diciendo que chispeaba. Pintaba mal. Me asomo a la puerta y veo como el suelo está mojado pero no cae gota alguna. El chubasquero ya estaba metido en la mochila, por lo que no le di mas importancia. En un momento me llega otro mensaje con una foto donde se podía ver la rueda de Alvaro pinchada. Comenzabamos con retraso. Automaticamente mensaje a todos para que estuviesen atentos en los puntos de paso. Hago tiempo y me doy unas vueltas con la bici para ir calentando. Minutos después de las 8 aparecen Alvaro y Reque y nos dirigimos a la gasolinera, para que el segundo infle las ruedas. Allí nos encontramos con mi primo Grego que se iba a por setas. Tras los pertinentes saludos y no tardando mas de 5 minutos, salimos por la carretera para tomar el camino a la derecha en el alto antes de salir a la A5. Pasamos por el puente y atravesamos la urbanización Fado-Calypo para salir por la vía de servicio del Labrador. No tardamos mucho en llegar a Navalcarnero, donde en la primera rotonda nos encontramos con Paco Moreno que había bajado a buscarnos. Continuamos nuestra andadura por la Avenida principal hasta llegar a la rotonda junto al Parque de San Sebástian donde nos está esperando Antonio Rastry, nuestro fisio amigo, jejejejeje. Aquí tras calentar durante 6 kms por la rotonda, ya está a tono. Saludos y bajamos a gran velocidad en dirección a la cuesta junto al Ayuntamiento para subirla y pasar la residencia la Aurora, donde giramos a la derecha para enlazar calle tras calle hasta salir al sendero junto a las obras del tren.
     Bajamos por la zona de los caballos hasta el Puente de hierro donde nos encontramos con Jesús, Eduardo y Josete que venían desde Parque Coimbra pero que se iban a dar una vuelta por otro lado. Saludos, risas, chascarrillos y fotos de Reque después, consigo convencerles para que se vengan por lo menos hasta la Casa de Campo.
Media vuelta y comenzamos a subir, unos metros, por la Vía Verde del Tren de Móstoles, donde al llegar al asfalto de la urbanización, había quedado con mi hermano Roberto y con Fernando que venían desde Fuenlabrada. Saludos y presentaciones después, continuamos nuestro pedaleo por la calles, encontrándonos en el primer giro a la izquierda que tomamos, una cuesta de un 15% mínimo (no me dio tiempo a mirarlo). Fernando y su bici "especial" subian de lujo y los demás mediante los comentarios, hacian que no nos enterásemos de la subida. No sabíamos como iba a estar esta vía pecuaria de la parte de arriba por el agua caída, pero nos hemos encontrado un terreno bueno con algún charcho. El ritmo de los 10 componentes era bueno pero no rápido.

     Este camino nos lleva directos a Villaviciosa de Odón donde tras pasar por su primer polígono que nos encontramos, nos paramos a repostar aire en una gasolinera (donde de haber sido una carrera de formula 1, hubiesemos perdido la carrera de lo que ha tardado Fernando en salir de ella, jajajajaja). Pasamos por el puente peatonal y el grupo se divide en 2. Unos van por las calles del polígono y otros vamos por el sendero junto a la carretera hasta que nos tenemos que juntar metros arriba por que este se nos acaba. Sorteando calle tras calle, salimos a la gasolinera de la BP donde tras pasarla, subimos por el puente peatonal para entrar en la urbanización Campodon. Nos adentramos en ella, pero no tardamos mucho para salirnos a la derecha por la segunda calle sin salida de vehículos pero si de personas y ciclistas. Este es el camino habitual por donde transitamos evitando siempre el tener que pasar la zona de la M50 por el asfalto.
     Transitamos ahora por la vereda de Villaviciosa que nos lleva a la entrada de la hípica Venta La Rubia, que como siempre suelo hacer, la bordeamos por la izquierda para salir al pinar. Una vez cruzado este, no tenemos por mas que subirnos por el sendero elevado a la izquierda que nos lleva a evitar el camino normal por estar encharcado. Pasamos por debajo de la M40 y giramos a la izquierda para hacer un bordeo por un camino nuevo. Cual es nuestra sorpresa que podemos ver una cinta cortando nuestro paso. ¡¡¡¡¡ había un rally !!!!! segunda vez en menos de un año que nos pilla a Reque y a mí. Nos surge la duda de poder pasar o no y un chaval encargado de ese punto, nos comenta que hasta las 12 no empieza. Un peso de encima nos quita y continuamos nuestro pedaleo por un terreno "tocado" por las ruedas de los coches por los continuos derrapes.
     Sorteando algunas cintas mas a nuestro paso, llegamos junto a las cocheras del tren ligero, bajando hacia el Arroyo de los Meaques, por su camino acondicionado y bordeando Telemadrid. Salimos junto a la parada del tren de Ciudad de la Imagen, la cual cruzamos con precaución saliendo junto a un centro comercial y subiendo por un puente para sortear la M511. Salimos al Parque Prado de la Vega, donde para atravesar la carretera que va de Carabanchel a Aravaca, tenemos que subir por un puente peatonal de un 20% de desnivel como nota curiosa. Tras esto, pedaleamos junto al arroyo de retamares por un sendero que nos deja a pies del muro de la Casa de Campo.
     Nada mas entrar, giramos a la izquierda y un pequeño sendero nos deja en el camino que bordea todo el muro junto a Somosaguas. Pocas subidas después, la rueda de Alvaro nos obliga a parar por un buen momento para darla aire. La pequeñisima bomba que lleva en su neceser Alvaro, que ocupa poco, infla menos que los pulmones de un "canario" jejejejejejeje. Cerca de 15 minutos nos lleva la parada de emergencia y tras volver a pedalear, otra cuesta nos da la bienvenida notando el descanso en nuestras piernas.
     Siguiendo junto al camino del muro y llegados a la altura de la antigua carretera de Somosaguas desde Madrid (actualmente no es transitable por la Casa de Campo), los chicos de Parque Coimbra y Paco deciden darse la vuelta. Para ellos la distancia programada para la ruta no es factible. Nos despedimos y los 6 bikers que quedamos continuamos con los subes y bajas hasta unos metros mas adelante donde giramos a la derecha por el camino de Valdeza donde disfrutamos de lo lindo de su bajada en fila de a uno por la velocidad que llevábamos. Bordeamos por la izquierda, parte de El Encinar de San Pedro que es una zona de regeneración forestal y reserva ornitológica. Este camino nos lleva a pasar junto a la famosa "Cuesta de la Muerte", sitio tradicional por el cual pasaban antaño las pruebas de MTB que se desarrollaban en la Casa de Campo. Salimos al Paseo Piñoneros girando en dirección Oeste para adentrarnos en el Anillo Verde de Madrid. La nota del día la tiene una persona que va andando en nuestro mismo sentido por un sendero de 1 metro y que nos recrimina a nuestro paso el pasar por ahí, cuando hemos pasado a una velocidad moderada y respetuosa. Pedaleamos gran parte de los kms junto al Río Manzanares, donde las hojas tapan gran parte de este carril bici-peatón.  Hasta es la cantidad de hojas que hay, que Fernando se despista y se mete en la zona donde viene un tipo corriendo o como se dice ahora modernamente, "haciendo running". No se han chocado porque el tipo ha esquivado a la bicicleta dando un pequeño empujón a Fernando para intentar esquivar también las ramas que tenia al otro lado. Y con toda la razón que llevaba el tipo. No ha habido mas remedio que echarnos unas risas con Fernando. jajajajajaja.
     Un par de puentes nos llevan a llegar al antiguo Puente de los Franceses donde siempre me gusta pasar por aquí. Llegamos ahora a un puente para pasar la M-30 donde tras empezar a subir noto que en una de las zonas hay como barro formado entre hojas y agua donde la rueda trasera me patina al subir por momentos. Eso no fue lo malo. Tras bajar por el otro lado casi todo el grupo, el suelo tomó buena nota de Antonio Rastry, que acabó con su cuerpo en dicho sitio. Apenas en parado la rueda delantera le jugó una mala pasada.

     Sin daños aparentes continuamos pedaleando por el carril estrecho junto a la pared de la M-30 llegando hasta el puente donde sabíamos que existía una valla. Una valla colocada por la Comunidad de Madrid (según indica el cartel que tiene), hace meses pero sin ningún sentido aparentemente porque pudimos apreciar que el puente no estaba dañado. Ni ciclistas ni viandantes pueden pasar por lo que no entendemos nada. Esperemos que solucionen lo que sea en poco tiempo para poder disfrutar de ir a la zona de El Pardo. Porque hasta el momento la única forma de llegar es en coche.
     Aquí, viendo que no podemos continuar, hacemos una breve parada para reponer fuerzas y poner al día la cámara. Van llegando ciclistas que se van quedando con la misma cara de incredulidad que nosotros, sin entender nada. Charlamos unos minutos y nosotros nos volvemos. Antes de llegar al Lago, parada de Alvaro que decide cambiar la cámara. Aquí nos despedimos de mi hermano Roberto y de Fernando, que como van a hacer otro track de vuelta, emprenden camino antes. Mientras estoy esperando unos metros adelante a los chicos del pit-stop, me encuentro con mi amigo Fernando Almeida que venia de relax con la Mtb. Hacia tiempo que no nos veíamos y hemos compartido un buen rato de charleta. Me dio alegría verle.
   
     Una vez arreglado todo, continuamos, llegando junto al Lago donde hacemos una parada obligatoria para picar-comer algo y disfrutar de "fotos Reque" jejejejeje. Nos quedaban por delante 49 kms y no era moco de pavo para alguno. Salimos de Madrid por el sitio habitual, llegando a la zona donde debería estar el rally pero no vemos ningún coche. Nuestro gozo en un pozo. Continuamos haciendo el camino de vuelta lo mas corto posible por la cantidad de kms que acumulabamos en nuestras piernas. Pasamos por la casa del Presi y ni rastro de el. Llegamos a la zona donde tenia aparcado Antonio Rastry el coche y nos despedimos, no sin antes hacer acto de sus facultades como fisio, jejejejeje, con la pierna de Reque. Un tremendo calambre le pasa factura y le obliga a sentarse. Un ratillo pequeño nos lleva y nos despedimos para continuar los mismos tres que hemos venido desde casi el principio de la ruta. Al llegar a Calypo, decido irme con Alvaro y Reque por el polígono de Casarrubios para una vez que hemos llegado a la rotonda de la salida de este, girar yo hacia la derecha y ellos a la izquierda. En 3 kms llego a casa y doy por concluida esta ruta de 116 km según el gps, donde las sensaciones de piernas han sido buenas pese a la distancia gracias al ritmo al que hemos pedaleado.
     Gracias a todos los asistentes a esta buena ruta. NOS VEMOS EN RUTA.




domingo, 24 de noviembre de 2019

VALMOJADO A TOLEDO con vuelta por Mocejón y Yunclillos



- Punto de partida/llegada: Valmojado   
    
- Puntos de paso: Las Ventas de Retamosa, Camarena, Arcicollar, Camarenilla, Villamiel, Toledo, Mocejón, Magán, Yunclillos, Recas, Lominchar, Cedillo del Condado

Bikers:  Alvaro y Ángel (elchatanga)

Para ver o descargar el track de la ruta pincha aquí

     Son muchas las dudas que nos surgian de a donde ir y lo mas importante, ¿quien iría? Al final, dado que había muchas posibilidades de encontrarnos barro en los caminos, elegimos la opción de salir con la "flaca".
     Para tal ruta, sólo nos juntamos Alvaro (que como de costumbre viene pedaleando desde Casarrubios) y el que escribe. Dan las 9:00 cuando quedamos en el punto habitual de salida. No parece que sople mucho aire y el sol hace acto de presencia sin nubes a la vista. La temperatura de apenas 5 grados nos da la bienvenida. Decir que esta va a ser la primera ruta de carretera que voy a escribir, por lo que no se como saldrá. Salimos dirección a buscar la CM-4003 pasando la rotonda de las ovejas y girando hacia la izquierda. Subido el repecho y pasando junto al desguace, escuchamos una voz a nuestra derecha que me es familiar. Era Reque que había decidido hacer novillos de bici para irse de caza. No sabía si le íbamos a conocer jejejeje, pero era inconfundible. Continuamos coronando junto a la urbanización El Cerro donde Alvaro se da cuenta de que la luz trasera no va y paramos para verlo. En nada retomamos nuestro camino, con todo en orden, pasando en poco el pueblo de Las Ventas de Retamosa. Sin apenas darnos cuenta nos adentramos en la larga recta de cerca de 8 kms que lleva a la entrada del pueblo de Camarena donde pensábamos ver bastante gente debido a un Duathlon que se celebraba en el día de hoy pero no ha sido así. Hasta aquí bien de momento.
     Continuamos por los llanos manchegos y nos adentramos en otras largas rectas. A la salida del pueblo de Arcicollar, antes de llegar al de Camarenilla, estábamos entablando una charleta y de repente Alvaro gira la cabeza encontrándose sólo por delante. jajajaja. Era tal el ritmo que había puesto en los últimos 2 kms que se había ido de mí. Normal, tiene gasolina con mas octanos. Me espera dentro del pueblo bajando el ritmo pero sin detenerse y comenzamos la cuestecilla a la salida del pueblo por la TO-2816 que nos lleva a otros llanos pero esta vez no tan largos hacia nuestro siguiente pueblo que es Villamiel. Gran parte del camino Alvaro ha ido haciendo la goma y yo en todo momento no he sido capaz de seguirle, cosa que tampoco he intentado para no fundirme. Decir que apenas llevo 1400 kms en este mundillo de la "flaca" y todavía me queda por mejorar. No me gustan nada las rectas infinitas ni tener que dar y dar y dar y dar pedales en todo momento pero mejor eso que nada.
     Nos dirigimos ahora en larga bajada recta hacia el río Guadarrama donde antes de llegar hay que hacer otra parada para subsanar un pequeño problema de cadena de Alvaro. Me daban la vida estas paradas, jejejejeje. Llegados a la rotonda de abajo, giro a la izquierda y en la siguiente a la derecha para entrar en la N-403 donde con muy poco tráfico comenzamos la ascensión. Primera vez que venia por esta zona en carretera que no ha estado mal. Larga subida donde en apenas unos 5 kms se juntan ascenso, rectas, curvas y cansancio que podía comenzar a notar en las piernas. Eso de ir el último del pelotón no se me da nada bien jejeje. Entramos en un tramo donde después de un pequeño repecho nos cambiamos al otro lado de la Autovía que iba paralela a nuestro sentido. Bajamos un tramo ya conocido por haber pasado antes por aquí con la otra "montura" y repecho hasta otra rotonda que nos hace circunvalarla para salir al tramo junto de la urbanizacion Valparaiso desde donde ya se contempla una vista espectacular de Toledo. Rotondeamos un poco mas y a la entrada pensábamos tirar hacia un lado pero Alvaro me comentó de ir al Mirador por lo que decidí bordear nuestra entrada a Toledo por la zona del Recinto Ferial La Peraleda, que aunque teníamos que hacer unos 8 kms mas, merecería la pena. Ya comenzamos a cruzarnos con otros carreteros por estos lares.




    En poco estamos junto al Puente de San Martín y nos toca subir hacia la zona del Mirador principal donde mas fotos se hace la gente y que pensaba que era el que me decía Alvaro, que resultó no ser esto pero bueno, quedó bien también. Aquí breves fotos de la zona, corto avituallamiento y en aproximadamente 10 minutos salimos pitando, Cantidad de gente tomando instantáneas de la zona. Bajamos veloces hacia la zona del río Tajo y cruzamos por el Puente de Alcántara como si de unos turistas mas se tratase. Por aquí se notaba la vega del rió porque la temperatura nos daba la sensación de ser mas baja o bien que nos habíamos quedado frios arriba. A estas alturas me comenta Alvaro cual era el Mirador al que pensaba que fuésemos y no era otro que el de Bahamontes pero que donde estábamos era imposible subir la calle en prohibido. Total que continuamos nuestro camino en busca de la salida por donde tracé el track. Pasamos junto a la Estación de Autobuses y nos adentramos en un sin fin de salidas de carreteras y rotondas donde damos con la adecuada sin dificultad.
     A los 2 kms de adentrarnos en la CM-4001 (gracias a que puedo contarlo), un coche negro a gran velocidad, sin dejar mas de 2 cuartas a su paso a mi lado y conducido por una mujer, a punto está de darme. Si, porque lo que se dice darme físicamente no me dio pero me dió un gran susto. No se si la h... de p... no sabia conducir, iba borracha, o no sabia que cuando tienes que adelantar a un@s ciclistas puedes invadir el carril contrario aun teniendo linea continua. Hay veces que se necesitaria tanto a los agentes de la autoridad para que pudiesen ver estas cosas.  Que rabia te da y encima no nos hemos fijado en la matricula.
     En fin, continuamos en larga bajada para enlazar con una recta donde en su final se puede ver una subida con carril de vehículos lentos. No pasaba nadie y el aire soplaba a favor por lo que la velocidad en estos pocos kms no bajaba de 40 km p/h. Todo aproximadamente claro, tampoco iba mirando el gps todo el rato. Comenzamos a subir y mediante las charletas que llevábamos, se nos iba pasando mejor. En lo alto ya podemos contemplar la famoso Montaña de la Mujer Muerta o Montaña de la fabrica de cemento de Asland. Bajamos rápidos hacia el pueblo de Mocejón donde tras unos metros donde nos surge la duda, entre Alvaro que pregunta y el wikiloc que me pita, sabemos que nos hemos salido. Giro en la rotonda y tomamos la carretera dirección al pueblo de Magan donde en apenas 1 kms entramos y salimos, puesto que no hemos parado. Ahora soplaba el aire de cara y como se notaba. Me voy guiando de las indicaciones de Alvaro, "que si mete la rueda aquí" "que si ponte aquí que irás mejor" jejejeje e íbamos subiendo a buen ritmo. En apenas unos 5 kms llegamos a la altura de la A-42 donde tras pasar por encima, nos dirigimos hacia una gasolinera, previa petición mía para descansar unos momentos. Llenamos bidones y en unos 10 minutos arrancamos, a balón parado, por la cuesta que nos llevaría hasta las inmediaciones del pueblo de Yunclillos. Apenas pasamos por las afueras y continuamos hacia el pueblo de Recas donde pasamos por sus famosas cuestas de las "7 Tetas" que nos dejan bien puestos y a los pies del pueblo de Lominchar. De aquí a Cedillo una recta de 3 kms nos separan donde pasamos una rotonda con giro a la izquierda y emprendemos los últimos 12 kms donde el aire pega pero bien. En ligero descenso pero que no hace sino recortarnos la velocidad de nuestra pedalada hasta llegar a la cuesta de las Cárcavas donde conseguimos bajar un poco mas rápido. Entramos en la rotonda de la fruta, vislumbrando nuestro peregrinaje en la cuesta de siempre hacia Casarrubios del Monte donde dejo a Alvaro y continuo hasta Valmojado llegando bastante vacío de fuerzas pero con 110 kms en las piernas que para haber estado parado durante 8 días, no ha estado nada mal.
     Agradecer a Alvaro la compañía en este buen día y NOS VEMOS EN RUTA.

sábado, 16 de noviembre de 2019

VALMOJADO POR LA GRANJILLA PASANDO POR EL PUENTE DE LA VIRGEN DE LA NUEVA Y DAR LA VUELTA AL PANTANO DE SAN JUAN


Punto de partida y llegada: Valmojado       Pueblos de paso: San Martín de Valdeiglesias, Aldea  
kms de la ruta: 103,82 kms                          Tiempo de la ruta: 7:49:48 h
Tiempo de pedaleo: 5:58:26 h                     Velocidad media en movimiento:  17,38 km p/h      
Índice IBP: 105 BYC y 57 FIT                     Velocidad máxima sostenida:  58,49 km p/h      
Desnivel subida  acumulado:  1346,05 m   Desnivel bajada acumulado: 1366,81 m
Bikers:  Alvaro y Ángel (elchatanga)

Para ver o descargar el track de la ruta pincha aquí

     Hoy como no había mucha gente dispuesta a salir por diferentes motivos, sólo nos hemos juntado 2 miembros del grupo para hacer la salida semanal de fin de semana.

CRÓNICA

     Con una temperatura de 1º sale Alvaro desde Casarrubios pedaleando hasta Valmojado, donde habíamos quedado en el Granero (lugar habitual de salidas) llegando minutos antes de las 8:30 estando yo esperándole por segundos. Saludos mañaneros y sin mas a quien esperar, salimos pedaleando por la Cañada Real en dirección al "Camino de Aldea". Antes de llegar al Parral ya estábamos a 0º, ni frio ni calor. Terreno espectacular sin gota de polvo a nuestro paso. En poco mas de 45 minutos nos presentamos en el depósito de Agua de Aldea, dejandonos caer hasta la entrada de este pueblo. Cual fue la sorpresa (yo no había pasado en algunas semanas por ahí) de encontrarnos una barrera colocada cuando acaba el camino. Justo a la entrada, que impide el paso a vehículos. Ya era hora que hiciesen algo así, puesto que comenzaban a cargarse los coches el camino entre fincas que tanto nos gusta.
     A la entrada de los adoquines, giramos a la izquierda para girar a la derecha por una de las calles de la primera urbanización y girar nuevamente a la izquierda por la calle del Aguila Real para hacer el recorrido que mas me gusta. Difícil pero entretenido. Aquí bajamos por una sendelera (mezcla de sendero y trialera) con destreza e intentando llegar abajo montados en la bici. Nos conduce a pasar por un túnel pequeño por debajo de la carretera y salir con vistas al Paseo del Río Alberche. Giramos a la derecha y subimos una pequeña cuesta para salir al principio del Puente de La Pedrera, el cual tenemos que cruzar para transitar ya, por la carretera 2 km, mas o menos hasta llegar al desvío de la urbanización de Picadas. A la entrada y comenzando a subir por su calle principal, comenzamos a sufrir el golpe de aire que nos retarda en nuestro pedaleo. No hay manera de esquivarlo. Serpenteando vamos subiendo por la carretera que nos lleva mas tarde a la rápida bajada hacia la Presa del Embalse de Picadas. A nuestro paso por esta, también podemos comprobar la fuerza de Eolo que nos da un bandazo a las bicicletas. Salvo el aire y la temperatura baja, el día prometía.
     Tal es así que al llegar a la Central de Trasvase de Agua, podemos ver un montón de familias con perros que se disponían a pasear por la Vía Verde de Los Pantanos. Un lugar donde da gusto pasar. Eso sí, hay que tener cuidado de no acercarse a los lados de la montaña, porque suele haber algún que otro desprendimiento de rocas. Todo el camino de charleta vamos Alvaro y yo. ¡¡¡Que raro!!! En poco tiempo llegamos a la altura de la Depuradora, donde unos metros mas adelante comienza el sendero del Cerro del Cubo y decidimos parar para el primer momento barrita.

Tras un parón de 5 minutos volvemos a subirnos a nuestras monturas y comenzamos a senderear. Breves 150 metros de llano y empezamos a subir donde a Alvaro se le atragantan las piedras y nos pasamos un momento risas de lo mas divertido. Llegamos arriba continuando bordeando la carretera de Los Pantanos por la izquierda por el camino de Valdeyernos, entre senderos y cuestones que nos calientan las piernas.  Pasamos junta la calle de una pequeña urbanización de Pelayos que da acceso a la subida a  las famosas Zetas, pero eso ya será otro día. Nos damos de lleno metros mas adelante con la valla de la Finca El Tejar que nos impide a primera vista el paso por el camino.
Esta situación ya la había vivido hace años cuando vine con mi hermano y tuvimos que dar la vuelta para encontrar como bordearla. Fijandonos rapidamente podemos ver a la izquierda de la puerta, un roto en la alambrera tan grande como para pasar montados sin necesidad de bajarnos de la bici. Dicho y hecho continuamos pedaleando a la vez que seguimos el track. Podemos comprobar, o así pudimos ver, que se encontraba abandonada la finca debido al deterioro de las casas principales que lo formaban. Las bordeamos por la izquierda, pudiendo comprobar que no eramos los primeros en pasar ya que había una especie de circuito de motos por su interior. Entramos en un repecho donde intentando seguir, equivocadamente, al gps, no hay manera de que evite tumbar la bici en el suelo siguiendo a Alvaro. Sin daños colaterales, acabamos la cuesta haciendo empujabike. Comprobamos la equivocación en el camino elegido y reseteamos al camino normal, no sin antes hacer cabrabike hasta llegar a el.
   
     Subes y bajas entre un sin fin de arboles nos dejan a pies de la M-541, antigua carretera que lleva desde Pelayos de la Presa hasta Cadalso de los Vidrios por el monte. Un recorrido serpenteante entre bosque que no suele tener mucho transito hoy en día. Durante unos 2 kms ascendemos por su asfalto anticuado que se nos llega a hacer bola, hasta llegar a la Fuente de La Granjilla que dadas las fechas y el poco agua que hay, está seca. Llevábamos tibias las piernas y esta parada nos ayuda a descansar. Continuamos unos 200 metros para salirnos por la derecha, no sin antes tener una charla con el gps de Alvaro que no encontraba donde estábamos jejejeje.
     Un sendemino (sendero camino) de muchas piedras y raíces nos recibe a nuestro paso, dandome cuenta enseguida de que el freno delantero no me funcionaba adecuadamente. Necesitaba bombearle muchas para veces para que frenase normal y no era un terreno como para ir solo con el trasero. Tras comprobar Alvaro que había una forma de hacerle funcionar mediante el accionamiento de una rosca que nunca había visto yo, por momentos parece que hace su función. Pero solo por momentos porque al poco vuelve a pasar lo mismo. Mas adelante cuando comenzó a funcionar normal, pude comprobar que todo había sido por la temperatura ya que al estar al sol un poco rato, el aceite volvió a circular. Continuamos sendereando y pedaleando por los caminos pero siempre comprobando que íbamos en todo momento en ascensión.
     A la altura mas elevado que podíamos subir hoy, el gps nos indica a la derecha y seguimos la estela de una moto que pasaba por allí. Ya comenzaba a recordar el terreno sin tener que seguir el gps. Que tampoco nos ayudaban en muchas ocasiones, todo hay que decirlo. jejejeje. Comenzamos ahora una bonita bajada serpenteante, como nos gustan, entre arboles hasta llegar a las Zetas de San Martín donde su actual estado no nos deja disfrutar mas de lo que lo hicimos. Piedras y mas piedras durante sus apenas 9 curvas nos hacen poner toda la pericia que llevamos dentro para no tener que poner pie a tierra. Este camino nos deja a pies de la carretera de los Pantanos, donde entramos en el pueblo de San Martín de Valdeiglesias con el único objetivo de saborear algo típico de aquí. Subimos hasta la plaza donde paramos en la plaza de la Corredera en el primer bar que hay a la derecha abajo junto a un banco. Nos sentamos al preciado sol y pedimos. Cual es nuestra sorpresa a la hora de pagar que por 1 coca-cola, un café y un bocadillo compartido de bacon con pimientos verdes nos cobran 9,5 €. Nos miramos Alvaro y yo y decimos ¿que hemos roto? Mas helados que el día nos hemos quedado. Así que ya sabéis, NO PARÉIS EN ESTE BAR QUE OS CLAVAN.
     Aprovechamos la calle del Pilar para salir en ascensión buscando la carretera que nos conduce a la Playa de la Virgen de la Nueva. Nos toca ascender poco mas de 1 km para descansar llaneando. Por esta zona Alvaro comienza a buscar senderos que nos lleven hasta abajo y así evitar lo pestoso de la carretera. Lo encuentra metros atrás pero decido que lo tomemos mas adelante porque ese nos llevaría un poco lejos. Cosa que no fue así porque luego lo vimos paralelo a la carretera. Nos salimos para abordarlo y comenzar a bajar. Chulo chulo que nos lleva a pasar por un sitio diferente que yo tenia pensado tomar a la vuelta pero que a medida que íbamos pedaleando, cambiabamos el recorrido. Entramos junto a la nueva Ermita de la Virgen y descendemos a la izquierda por un medio camino raicero pedrero sendero que nos deja a pies de lo que fue la marca que dejó el agua hace años en el Pantano de San Juan. Sorpresa morrocotuda la que nos llevamos al poder comprobar que no tenia nada de agua la zona. Que pese a estar baja la ultima vez que vinimos en Agosto, ni mucho menos podíamos pensar en encontrarla así.

     Se podía contemplar las ruinas de la antigua Ermita que había salido a flote (que me lo dijo Segura que sino ni me doy cuenta) y el Puente en su totalidad. Hasta se podía pasar por el. Y pensar que pasaban barquitos por encima hasta no hace mucho. Que pena, como estaba. Según pude escuchar de una familia que estaba por allí era que decían que ya traía mas agua el Río Alberche. Haber si en poco tiempo logramos que suba el caudal aunque nos deje sin ver esta maravilla del pasado.
     Tras unas cuantos fotos, Alvaro se decide a pasar por encima del puente y le sigo. Nos paramos encima a contemplar el estado del pantano. Pasan dos biker con eléctricas y les pregunto si saben si hay salida por el otro lado, diciendonos que no tienen ni idea pero que se iban a asomar a comprobar si era cierto lo que habían oído de que si. Tiran para adelante y le digo a Alvaro que podemos pasar del track e intentar dar salida por ahí a nuestro recorrido. Dicho y hecho nos aventuramos por la arena, detrás de las rodadas de los eléctricos y encontrándonos a los pocos metros con ellos. Nos paramos y enlazamos una charleta de algunos minutos con risas y todo. Nos dicen que parece que hay un sendero donde alguna rama intenta cortar el camino. Nos despedimos de los colegas y continuamos hacia el pinar con nuestra intención. Llego el primero ya que Alvaro estaba con Correos Express y veo que no va a ser fácil pero que hay un montón de rodadas de bicis. Me meto entre la maleza siguiente el rastro de las ruedas y compruebo que nos va a tocar hacer empujabike para salir por lo alto de la montaña. Hala, a empujar nuestras bicis durante unos metros porque según se podía apreciar habían bajado y no subido los que pasaron por aquí. Yo la zona a la que estábamos intentando llegar ya la conocía porque había pasado varias veces por el Camino del Oso. Llegados a la parte mas alta ciclable, me monto y compruebo que estoy solo. Esperando y esperando hasta que Alvaro aparece y me comunica que había tenido problemas con las calas, seguramente debido a la tierra. Comenzamos nuestro ascenso comprobando que según estaba la vegetacion de la zona, hacia tiempo que no pasaba nadie por ahí. En coche seguro puesto que esto es una zona protegida y el acceso está restringido y si es en bici hay que tirar unos cuantos kms hasta llegar aquí. Entramos en poco en el camino del oso y hacemos la parada barrita para tomar algo de fuerzas que tampoco iban muy sobradas. Hecho un vistazo al wikiloc y compruebo la cantidad de giros que había que hacer por el camino a nuestro paso hasta llegar a algún sitio, jejejeje.
     Bajamos raudos y veloces por la zona que transitabamos y nos encontramos a una pareja bien ataviada con prendas que venían andando en la nada. Únicos seres humanos que hemos visto en unos 20kms de peregrinaje bicicletisticos, jajajaja.

     No se ya en que km estábamos, cuando nos encontramos con un árbol caído que corta el paso por completo. Inevitablemente tenemos que parar donde aprovechamos a liberar aguas y contemplar la zona. Vemos la salida de tal embrollo por la izquierda no sin antes tenernos que bajar de la bici para afrontar dicho paso. Las vistas desde las alturas de la presa del embalse eran espectaculares a la vez que preocupantes. Disfrutabamos a tope de este paisaje mientras nos acercábamos a la zona del río Cofio donde nos encontramos la barrera que corta el paso a todo vehículo a motor. La sorteamos y podemos ver que pese a todo, el caudal del rió es el normal. También decir que metros mas arriba existe una presa de dicho rió, que yo no tenia constancia de ello. Habrá que visitarla otro día. Continuamos por nuestro sube y bajas constantes del camino donde nos vamos, mas que calentando las baterías de nuestras piernas.
     Estando paralelos al cerro Esteban, ya solo nos queda descender unos 5 kms hasta casi llegar a la carretera de los pantanos y tras girar a la derecha por una senda sube y baja, llegar al Mesón El Puerto donde su inmejorable olor a carne cocinada casi nos hace entrar. Reponemos algo con una coca-cola y continuamos ahora buscando un pequeño sendero nuevo para los dos. Un sendero que junto al puente viejo de la carretera de los pantanos nos lleva a pasar por debajo del nuevo y así evitar el cruce de la entrada a la vía verde. Salimos al parque junto al rió Alberche y comenzamos nuestra bajada por el pantano de picadas comprobando que la gente se había atrevido a pasar el día por esta zona. Llegamos a la cuesta de la presa de picadas donde al tran tran conseguimos subir cómodamente a pesar de los kms que llevábamos en las piernas. Zona de bajada por carretera hasta el cruce de la carretera de Aldea donde, esta vez, nos metemos en el sendero paralelo que nos lleva hasta el puente de la Pedrera (que le debo a mi vecino Isidoro el acordarme cada vez que paso por aquí). Sí, es mas lento que ir por la carretera pero menos peligroso, en este sentido. Quizás de subida se te haga bola.
Entramos ya en Aldea con la intención de llenar los bidones en el fuente de frigo. Aquí nos encontramos con un chaval que nos saluda y donde Alvaro entabla una buena conversación de ciclismo. Yo mientras tanto estaba cambiando la batería de la cámara, cuando me sorprenden por la espalda. Cual fue mi sorpresa, que era mi buen amigo Goyo quien estaba ahí. Saludos y charleta, como no podía ser menos. Unos minutos nos sobraron para hablar y salimos a pedalear de nuevo. Arrancamos en ascensión, a un ritmo bueno. Apenas 7 km ph casi seguro jejejeje. Estábamos ya un poco fundidos y nos quedaba la cuesta del depósito, Que los que la conocéis ya sabéis como sienta cuando llegar hasta aquí con unos kms de mas en las piernas.
     Hablando hablando se nos ha pasado en poco la cuesta sin darnos cuenta. Es mentira, pero algo había que decir. Esta cuesta nunca pasa inadvertida. A nuestro paso hemos tenido que parar un rato puesto que este rebaño de mas de 300 cabezas, lo ocupaba todo. Pensábamos que era lo de la transhumancia, y al final tampoco nos ha quedado claro. Continuamos nuestro pedaleo y llegamos sin ninguna aventura mas a eso de las 16:00 o algo mas a Valmojado. Me despido de Alvaro que continua a Casarrubios, emplazándonos para mas rutas. Y sin mas que decir............NOS VEMOS EN RUTA


jueves, 31 de octubre de 2019

EL TIEMBLO-CHARCO DEL CURA-VALLE DE IRUELAS-PUERTO DE CASILLAS-CASTAÑAR DEL TIEMBLO


Punto de partida y llegada: El Tiemblo       Pueblos de paso:   Casillas  
kms de la ruta: 45,20 kms                            Tiempo de la ruta: 3:59:11 h
Tiempo de pedaleo: 3:17:03 h                     Velocidad media en movimiento:  13,76 km p/h      
Índice IBP: 95 BYC y 16 FIT                        Velocidad máxima sostenida:  48,71 km p/h      
Desnivel subida  acumulado:  1257,80 m    Desnivel bajada acumulado: 1258 m
Bikers:  Alvaro,  Javi González y Ángel (elchatanga)

Para ver o descargar el track de la ruta pincha aquí

     Para este Jueves, dado que había unos días de descanso, Javi propuso esta ruta, que junto a que no la habíamos realizado en este sentido, pues nos animamos. Tampoco hizo falta mucho jejejeje.

CRÓNICA

     Todos los astros estaban alineados para que saliese una buena ruta, ya que la temperatura estaría entre 12 y 16 grados con cielo descubierto. Pese a ello, unos kms antes de llegar a nuestro destino, que no es otro el pueblo de El Tiemblo (Ávila) habíamos pasado un banco de niebla que hacía presagiar lo peor, que no fue. Llego el primero (por una vez), mientras bajo la bici, me pongo los bártulos y demás, aparece Javi. Saludos y charleta mañanera sin poder tomar algo en el hostal que teníamos delante porque no sabemos porqué, acababa de cerrar sus puertas. Hacemos tiempo y en breve llega Alvaro. Abajo de corto y arriba de largo, habíamos elegido los 3.
   
     Minutos después comenzamos nuestra andadura por terreno abulense. Salimos pedaleando por la calle principal hasta llegar a la carretera que va a Cebreros que tomamos a la derecha hasta girar en la primera rotonda que nos encontramos a la izquierda. Aquí hay un cartel que ya nos indica "El Charco del Cura". En la ruta de hoy le comenté a Javi que nos llevase por ese sitio para conocerlo puesto que la última vez que pasamos no supimos encontrarlo y sabía que era chulo pedalear por ahí. Cemento rallado en un tramo y enseguida entramos en el camino que nos lleva a pasar por la Presa del Embalse del Charco del Cura. Retiene las Aguas del río Alberche y es de gravedad, por lo que sólo suelta agua si se llena y esta sale por un lateral. Aquí salimos a un tramo de camino, que en poco dejamos para coger un sendero que nos lleva a bordear por el lado derecho, el embalse. Unos tramos revoltosos y con piedras no exprimen nada mas salir, para llegar a una zona donde un pequeño derrumbe de piedras hace que Javi se tenga que bajar jejejeje. Automaticamente, los que venimos detrás también lo hacemos. Duras últimas rampas del sendero que nos deja, no sin antes exprimirnos bien, a pies de la antigua carretera de Ávila. Por ella, sin apenas tráfico hoy en día, pasamos dejando a nuestra derecha el Poblado del Burguillo, que da nombre al Embalse por el que teníamos que pasar ahora. Presa ancha por la que pedaleamos, también de la cuenca del río Alberche pero que nos dejó una imagen bastante cruda de la realidad. La altura del agua había bajado entorno a unos 20 metros respecto a hace 3 o 4 meses que pasamos. Una imagen desoladora donde una de las cosas que mas me llamaron la atención fue ver La Isla Centinela, a la cual no se podía acceder por tierra, a un paseo andando de la orilla donde teóricamente se debía de coger un bote para llegar a ella.
     Habíamos entrado ya en la Reserva Natural del Valle Iruelas y así nos lo indicaba la piedra "hermana" a la que veríamos en lo alto del puerto. Que ganas teníamos de sufrir subiendo, si ya teníamos una foto bien chula en la piedra de abajo, jejejejeje. Por esta zona íbamos pedaleando a orillas del Embalse por una carretera sin apenas tráfico en el día de hoy que nos lleva a pasar por la zona de Las Cruceras. Un espacio de esparcimiento y ocio abierto en todas las épocas del año, donde alquilar una de sus cabañas rurales hace las delicias de cualquier dominguero.

     Comenzamos con las primeras rampas, llegando al "Puente de la reflexión" donde paramos para hacer un pis-stop y contemplar el poco caudal de agua que baja por el arroyo de la Garganta de Iruelas. En época buena, las piedras sólo se ven a través de sus aguas cristalinas. Continuamos pedaleando comenzando a subir la última rampa de asfalto, donde veo que las piernas ya no me responden a la velocidad que quiero. No es para pararme puesto que llevo detrás desarrollo suficiente que todavía no he usado pero no noto lo suficiente como para aumentar la marcha. Cada metro que pasa, me sacan mas distancia los dos. No es una pájara porque de energía voy bien y continuo al mismo ritmo sin bajar la cadencia de pedaleo. Todo debido seguramente al cansancio acumulado de toda la semana. Llegados a la puerta de madera, por donde habitualmente se viene cuando haces el recorrido de la subida a la parra, hacemos reagrupamiento pero yo sin parar continuo el camino. Ya sólo faltan unos 2 kms para coronar y lo hacemos juntos. O mejor dicho, lo hacen junto a mí. He tenido días mejores subiendo por aquí. El sudor apenas me deja ver.
 
    Llegamos arriba del Valle de Iruelas o también conocido como Puerto de Casillas a 1457 m de altitud. Fotos de rigor y contemplamos la panorámica que se ve desde aquí. Rápido piscolabis y nos bajamos a gran velocidad para la otra vertiente del puerto. Entramos en la zona del asfalto y vamos buscando un sendero a la izquierda que comentó Javi que había pasado


un día pero que no se acordaba donde estaba exactamente. Volvemos sobre nuestros pasos en una zona sin arboles donde se podía ver algo, pero no era. Mientras Javi intentaba buscarlo andando, Alvaro tomó la iniciativa en una zona de rocas donde aparentemente parecía que salia un sendero, pero resultó que no. Continuamos nuestro caminar hasta que unos metros mas para abajo veo una estaca indicativa de un sendero. Tomamos ese camino y cuando se bifurcaba en dos, tomamos el de la derecha que resultó muy divertido y que nos llevó a pie del Museo Etnográfico de Casillas. Lugar que nos enseñó Javi y vimos que era muy chulo.
       En unos pocos minutos volvemos a salir al asfalto pasando junto a la zona deportiva y girando a la izquierda por una carretera poco transitada. Me fijo en el suelo y no tengo por mas que pararme a degustar unas castañas típicas de la zona. Algunas me da tiempo mientras estos dos están de charla, jejejeje. Seguimos bajando por la calle Linar y nos llaman la atención a la izquierda unas figuras en el vallao. Nos paramos a fotografiarlas y una señora desde los pisos colindantes nos dice que se trata del Parque Embrujado que ella misma había hecho e incluso se permite el bajar otra

figura tipo espantapájaros que la quedaba por poner. La señora muy amable nos ha tirado una foto y todo. Nos dejamos caer y cruzamos el pueblo de Casillas pasando por la plaza y comenzando la ascensión por la calle Puerto. Parecía que algo había recuperado de fuerzas pero solo era un espejismo. Las duras rampas de asfalto hasta llegar a pie de camino, así lo dejaban de nuevo claro. Me quedo sólo otra vez. Se me ha hecho duro esta parte que solo conocía de bajada. Llegados un punto junto a la ultima finca que nos vamos a encontraren nuestra subida, me esperan y continuamos juntos..........unos metros. Hasta cuesta abajo por el camino entre arboles y fincas, me cuesta trabajo. Vamos avanzando y Javi se adelanta para grabarnos en el ultimo tramo duro. Un tramo que tampoco se me ha dado mal llegando arriba sin tener que desmontar de mi montura. Llegamos a la parte mas alto del puerto por este lado y apenas unos segundos de descanso, emprendemos la bajada. Bajada con precaución y sin soltar frenos por la cantidad de piedras que nos encontramos e incluso un rebaño de cabras. De pronto, una cuesta en un aparente sendero-camino nos recibe y ya cuesta un mundo llegar arriba. Las piernas en este momento van tostadas.

     Tras pasar esto, tomamos la cuesta abajo que nos lleva hasta el Refugio de Mejavilla donde sin apenas detenernos, bajamos hacia el Castaño "El Abuelo". De apenas unos 100 y pico años, es el principal atractivo de la zona. Toda persona que se precia tiene su foto aquí. Algunas castañas mas, retrocedemos sobre nuestros pasos subiendo al refugio para salir de frente por el sendero de los Cazueleros. Este nos lleva a pasar por 2 puentes muy chulos donde hasta el momento, nunca he visto que pasase agua corriendo del arroyo.
     Salimos ahora a la pista del aparcamiento que dejamos a nuestra derecha y una vez pasado giramos a la derecha para tomar el camino que normalmente utilizamos para subir evitando bajar por la pista de los coches. Aún bajando, se hace duro por la cantidad de piedras que tiene y una subida en medio que nos ha puesto ya para rematarnos. Pasado esto, el terreno se allana y resulta mas liviano terminar los últimos kms de bajada a gran velocidad sin tener que dar pedales. Entramos en el camino de la Artezuela que nos deja a los pies de las calles de El Tiemblo, donde después de llegar nos da tiempo a tomar un refrigerio.

     Agradecer a Javi y a Alvaro la compañía genial de este día bueno que nos ha hecho.
NOS VEMOS EN RUTA.



domingo, 27 de octubre de 2019

CERCEDILLA-PURICELLI-PTO DE LA FUENFRIA-FUENTE LA REINA-PTO COTOS-LA BOLA-CALVARIO-CERCEDILLA

Perfil de la ruta de hoy

Punto de partida y llegada: Cercedilla       Puertos de paso:   Fuenfría - Cotos - Navacerrada  
kms de la ruta: 54,10 kms                            Tiempo de la ruta: 5:36:23 h
Tiempo de pedaleo: 4:26:33 h                     Velocidad media en movimiento:  12,18 km p/h      
Índice IBP: 124 BYC y 41 FIT                      Velocidad máxima sostenida:  61,10 km p/h      
Desnivel subida  acumulado:  1654,60 m    Desnivel bajada acumulado: 1667,40 m
Bikers:  Reque, Alvaro, Carlos, Javi González, Alfonso, Eljuli, Javi Plaza, Jorge, Miguel, Iván y Ángel (elchatanga)

Para ver o descargar el track de la ruta pincha aquí

     Para este día tenía en mente subir a la Sierra de Guadarrama que tanto me gusta y con el "empujón" de Javi González y de Miguel, nos decidimos a hacerla.
     Arranca el día a eso de las 6 y poco. Desayuno lo pertinente y me atavío con el traje de ciclista. Después coloco la bici en el porta y salgo para poder colocar también la bici de Reque que ya estaba esperando en la puerta. Hecho esto, partimos hacia nuestro siguiente destino, pasando por la rotonda del hostal y viendo que no había nadie de los nuestros. Mensaje por el móvil y nos emplazamos en La Atalaya, donde al llegar vemos que Alfonso y Javi González ya estaban allí. Saludos y charleta para hacer tiempo hasta que aparecen Carlos y Alvaro. Nos montamos en los coches y partimos los 6 llegando al parking del DIA de Cercedilla, un poco pegados de tiempo. A decir verdad, a la hora justa de salir pedaleando. Allí ya se encontraba el resto del grupo, dícese Miguel, Iván, Jorge, Eljuli y Javi Plaza que había aparcado en la parte de arriba.

CRÓNICA

     Una vez hechas las presentaciones de rigor, saludos, charletas, chascarrillos mañaneros y demás historias que tenemos los bikers cuando nos vemos, salimos montados en nuestras bicis del parking. Giramos hacia la izquierda para pasar por la Plaza del pueblo sin mucha gente a esas horas. Continuamos por la calle Emilio Serrano para llegar al cruce donde a la derecha pone "Las Dehesas"
y solíamos subir, pero esta vez decido hacer el track por otro sitio. Pasamos por debajo de las vías del tren para tomar la ascensión por el Paseo de Canalejas. Aquí con un par de curvas reviradas y con un desnivel considerable, comenzamos el día.

     Se acaba el asfalto y entramos en el Camino Puricelli, por donde siempre que puedo me gusta comenzar a subir hacia la Fuenfría. En su inicio está lleno de piedras y raíces donde pedaleas entre los arboles, esquivando en muchos momentos el no caerte.
Hoy hemos evitado el tramo de la Senda Ródenas de subida por el parque, ya que la última vez por los escalones que había que sortear, a alguno de los que venían ese día no les hizo mucha gracia.
     Unos metros mas adelante nos damos cuenta de que nos falta gente del grupo porque se habían quedado a inflar una rueda de Alfonso que la llevaba baja. Menos mal porque íbamos a buen ritmo, jejejeje. entre arboles, ramas y alguna piedra vamos subiendo sin apenas darnos cuenta hasta llegado un punto junto a una finca donde pese a intentar evitar el bajarnos, no hemos podido por la cantidad de raíces del terreno. Esto ha sido antes de llegar a la altura del camino de los campamentos donde apenas ciclamos por el unos 100 metros para salirnos por el primer tramo de sendero a la izquierda que nos deja en el camino Viejo de Segovia. Pasamos por detrás del Hospital de la Fuenfría, no sin antes cruzar un par de puertas que dejamos bien cerradas a nuestro paso. Elegimos el tramo por donde pasamos el año pasado para seguir pero que nos "tira" bastante hacia arriba.

    La cuesta nos agarra bien y cada uno sube a su ritmo que pese a que llevamos pocos kms, el pelotón se estira un poco. Llegamos junto al Arroyo Pinolobero donde tras saludar a unos senderistas que subían, giramos a la derecha bajando por un sinuoso camino para adentrarnos en la Pista de la República y seguir subiendo hacia la izquierda. Poco nos quedaba de asfalto pero lo suficiente como para calentarnos las piernas.
     Entramos ya en la pista de camino para continuar por unos 3 kms ciclando hasta llegar al Mirador de los Poetas.
      Unos han llegado antes y otros después. Aquí las fotos pertinentes y un pequeño descanso, "nos da la vida". No mas tarde de 15 minutos, retomamos el curso de la ruta siguiendo ascendiendo. Lo mas duro de ella ya había pasado pero quedaban cerca de 6 kms de pedaleo seguido donde unos por delante y otros por detrás, vamos charlando con los mas allegados en ese momento.
     Divisamos ahora el Mirador de la Reina, parando para hacer la foto de grupo y relajar nuestras calientes piernas.


      Apenas quedaba 1 km para coronar. Suave zona de final y llegamos ya al Puerto de la Fuenfría. Lugar donde confluyen muchos caminos de Madrid y Segovia.
     En este punto reagrupamos y Jorge nos comunica que se vuelve para Cercedilla. Debido a que lleva unos 3 meses sin coger la bici, aunque no sin dejar de hacer deporte, ha visto que es mucho para el en el día de hoy. Buena decisión para ir penalizando en cada subida. O como diría aquel: " una retirada a tiempo es una victoria ". Nos despedimos de el emplazándonos para otra ruta cuando consiga tener mas forma física, que no tardará mucho seguro.
     Partimos raudos por la pista en dirección a Segovia, entre sus piedras, llegando hasta la Fuente la Reina donde giramos a la derecha para tomar una rapidísima bajada por el GR 10.4 que se conocía Javi González. Velocidades por encima de 60 km p/h nos hacen extremar la precaución debido a la cantidad de púas de pino que hay por el recorrido. Un tramo de apenas 4 kms que lo hacemos en un plis. Esta pista nos deja a pies de las 7 revueltas. Famosa carretera que va desde Segovia al Puerto de Navacerrada. Por ella nos toca pedalear durante unos 600 metros para salirnos a la izquierda en busca del Camino Viejo del Paular donde Arboles de inmensa altura nos dan la bienvenida. El arranque es por pista donde salvo unas pequeñas bajadas, lo demás es todo subida y una de ellas te pega bien al suelo. En el km 27,6 cuando la pista seguía de frente hacia Valsain, giramos a la derecha para continuar por nuestro camino. Aquí ya no hay amigos, cada uno tiene que llevar su ritmo y "luchar" contra el mismo. Javi González  se coloca en cabeza cogiéndonos mucha mucha mucha ventaja. Ivan le va al acecho y continua escalando pese a la vigilancia que le íbamos haciendo Alvaro y yo. Reque, Eljuli, Miguel y Javi Plaza vienen detrás. Y por la parte trasera del grupo llega Alfonso. Hacemos las cuentas de los bikers que eramos en la parada y nos queda Carlos. Javi Gonzalez, que va sobrao, nos comunica que baja a buscarle. Mientras tanto se decide continuar, ya que nos queda poco para coronar. El tramo que viene ahora es el peor de la subida debido a la gran cantidad de piedras y raíces, a lo que le sumamos la velocidad tan baja que debemos de llevar y sale una combinación que a alguno le ha podido hacer pupa. Por detrás de mí venía Ivan que ha sufrido una caida, al parecer fuerte pero sin consecuencias. Todo esto contado por los que lo han visto.

     Miguel consigue llegar por un sendero a la derecha que al parecer estaba algo mejor que el camino principal. Detrás uno a uno hemos ido llegando a la entrada de Peñalara en el Puerto de Cotos, donde nos recibe una fuente-árbol muy chula. Aquí reponemos fuerzas y líquidos mientras comentamos la subida disfrutando del calorcito que hacia. Y digo calorcito puesto que harían unos 16 grados al sol.
     Tras reagruparnos, intentamos salir todos juntos ya que nos tocaban 5 kms de carretera hasta el Puerto de Navacerrada. Alfonso se da cuenta de que Javi Gonzalez había salido por delante y se había dejado la mochila. La coge y se la pone mientras Reque y yo que estábamos en el medio vemos como Javi vuelve pero ya estaba solucionado el problema. Tiran todos hacia delante y Reque y yo nos quedamos pedaleando tranquilos porque pensábamos que Alfonso y Carlos venían detrás. Mirábamos y mirábamos pero no les veíamos y pusimos un ritmo lento para que nos cogiesen. Llegamos al parking del Puerto y cual es nuestra sorpresa de que ya estaban allí. Nos habían pasado en el primer tramo de duda antes de salir de Cotos jejejejeje.
     En este punto, Alfonso e Iván nos comunican que llevan prisa y que les es imposible hacer la subida a la Bola. Nos despedimos de ellos y quedamos para rutas posteriores. Después de unos kms atrás que se dieron cuenta Reque y Carlos de que habían perdido un tornillo de las calas cada uno, tocaba apretarlas al maximo para la subida. Eljuli y Javi Plaza ya habían emprendido el ascenso. Partimos los que quedamos y me quedo yo con Carlos afinando el apriete del tornillo de la cala suya. Emprendemos el rumbo en poco tiempo, pasando la barrera y comenzando a sentir lo verdadero del principio de la subida. Son 3,4 km donde te entra la risa de pensarlo.
     Yo comienzo en plato grande y guardando un par de piñones para mas adelante. Me encuentro bien y tengo que aprovecharlo. A los pocos metros, para no forzar las piernas, me toca cambiar el plato. Como Carlos es la primera vez que sube y a mí no me gusta hablar, jejejejejje, le voy poniendo en situación de lo que nos espera. Por encima de nosotros, podemos contemplar a los demás que van subiendo y que pese a no estar muy lejos, se convierte en misión imposible el darles alcance. Ánimos a lo largo de toda la subida de los senderistas, nos llenan de fuerza. Todos los bikers que ya bajan nos dicen lo mismo. Las sensaciones siguen siendo buenas pese a estar ya visualizando el tramo intermedio, que para mi es el mas duro. Pocos metros mas adelante me dura la grata compañía de Carlos, que hace una mini parada para descansar y me anima a seguir en solitario. Todavía mantengo intacto el piñón trasero de reserva pese a haber pasado ya la primera sucesión de curvas con bastante desnivel. Entro en la segunda sucesión de curvas cerradas y aliviamos las piernas metiendo el último piñón que me quedaba. Tengo que decir que en todo el tramo que me quedaba hasta arriba, he hecho intento de meter otro, pero lamentablemente ya no me quedaba jejejejejeje. Continuo subiendo curva tras curva y llego al punto donde es como si se levantase el terreno para hacer una especia de panza, en recta, que no acaba nunca. Aquí cual es mi sorpresa que me encuentro con Reque, que había parado a descansar por momentos y se une a mí. Llego al giro a la izquierda donde el terreno me da un respiro con el llano que me regala, teniendo de frente La Estación Superior del Telesilla de Guarramillas y el Bar que muy a mi pesar estaba cerrado.
     Sólo quedaba un giro a la derecha para afrontar los últimos 800 metros donde tienes lo que tienes para llegar arriba. Los primeros metros son livianos pero a medida que pasan el terreno se empieza a levantar y sólo la fuerza de pensar en donde te encuentras, te ayuda para coronar El Alto de Guarramillas o Bola del Mundo de 2246 m de altitud. Llego arriba, no sin antes echarme unas risas con unos senderistas que bajaban. Primera vez que consigo subir en un año. Nunca antes lo había pensado. Satisfecho de conseguirlo y no dudo en volver a hacerlo en años venideros.

     Sólo por detrás de mí venían Reque, que llega poco después y Carlos al que Eljuli y Javi Gonzalez bajan a "rescatar" para que llegue a la cumbre.
Que tíos, han hecho los últimos 800 metros 2 veces y como si tal cosa. Están hechos de otra pasta y la edad no pasa para ellos.

     Aprovechamos las ocasión, como siempre, para hacernos la foto de grupo que nos la guardaremos de recuerdo.

    Se podía ver la primera nevada del año que aunque no fue abundante si nos dejaba unas vistas chulas. El descanso había sido de unos 25 minutos y tocaba bajar después de tantas fotos.

     La bajada es rápida pero sin soltar frenos ya que dadas las horas que eran, había mucho transito de senderistas y no se podía bajar a lo loco. Bueno claro, y que la bajada se las traía.


     Nos reagrupamos a la llegada al Puerto donde Javi Plaza, Reque  y Carlos nos comentan de que bajan por la carretera. Nos despedimos del primero ya que con los 2 siguientes nos veíamos en un momento. Me lanzo a gran velocidad por la carretera buscando la calle de la Virgen de las Nieves por donde siempre buscamos el paso al camino del Calvario. Me paro en el cruce de la carretera pero sólo saludo a los 3 que bajan por ella. Unos momentos de espera y retomo la bajada para llegar a la parte baja de la parada del Tren donde veo que el grupo ha bajado por otro sitio.

Abrimos la puerta y entramos en una parte de un sinuoso sendero técnico que nos lleva por unos metros al pie del Camino del Calvario. Bajamos esperando que se encontrase con mucha agua y vemos que no es así. Hay algunos tramos que si pero no es tanto de lo esperado. Pasamos el tramo de las piedras con el infortunio de que Miguel que iba en la parte trasera del quinteto que quedaba, da con sus huesos en el suelo después de una voltereta sin consecuencias. Mira que era difícil no darse con alguna de las tantas y tantas piedras que había. Aquí nos toca sortear a unos leñadores de la zona que bajan con sus existencias para el invierno. Nos dejan pasarles y en unos pocos metros después, tenemos que hacer nosotros los mismo, ya que Eljuli recibe una llamada de Javi Plaza indicándole que Reque se ha pasado el desvío de Cercedilla, tirando recto. Risas al respecto de todos e intentamos contactar con el. Pero muy a nuestro pesar el móvil se le paró y cuando se dio cuenta de que no bajaba nadie detrás se dio la vuelta unos 2 kms para tomar el desvío que le conduciría hasta el parking. Nosotros volvemos a adelantar a los leñadores y sorteando piedras y senderistas conseguimos salir a una zona de aparcamiento junto al embalse de Navaelmedio que estaba petado de coches.
     Tras un pequeño tramo de carretera, nos desviamos a la derecha para continuar bajando por el camino del calvario hasta entrar en el pueblo de Cercedilla por la Avenida de Manuel Gonzalez Amezua que nos recibe con una dura subida para como llevábamos las piernas en ese momento. Salimos a la Avenida Sierra del Guadarrama que nos deja en la entrada del parking del DIA donde cuando llegamos nos están esperando Reque y Carlos. Tras dar por concluida la ruta, nos despedimos y emplazamos para la siguiente ruta sin fecha puesta.

Gracias a todos por la compañía y por las fotos que habéis aportado a este blog y recordad que sin vosotros, estas rutas no serian posibles
NOS VEMOS EN RUTA.



domingo, 13 de octubre de 2019

DE VALMOJADO A TOLEDO POR CHOZAS Y VUELTA POR LA SELVA


Punto de partida y llegada: Valmojado       - Pueblos de paso:   Chozas de Canales - Yunclillos      - kms de la ruta: 104,42 kms                           - Tiempo de la ruta: 7:17:13 h                                    
- Tiempo de pedaleo: 5:52:11 h                     - Velocidad media en movimiento:  17,21 km p/h        - Índice IBP: 68 BYC y 76 FIT                        Velocidad máxima sostenida:        49,14 km p/h        Desnivel subida  acumulado:  781,51 m      Desnivel bajada acumulado: 775,02 m
- Bikers:  José Lorenzo, Juan Carlos, Carlos, Josemi, Miguel, Paco, Jose, Ginés, Fernando, Raúl y Ángel (elchatanga)

Para ver o descargar el track de la ruta pincha aquí

CRÓNICA

   
     Para el día de hoy, teníamos fijado en nuestro calendario una visita al Toledo Imperial. No madrugo mucho, sólo a eso de las 7:15 me levanto, desayuno rápido pero compacto, atuendo ciclista, luces y listo. Salgo a las 8 en punto para reunirme con Juan Carlos que sale de Casarrubios, a la altura de la rotonda de Casarrubios. Aquí previo saludo mañanero y tras pasar por la carretera en una zona donde la niebla apenas te dejaba ver en la distancia (debido a las lluvias acaecidas en la tarde-noche de ayer), partimos por el ramal de la carretera que nos llevará por la circunvalación hasta lo alto de la Autovia de La Sagra. Paramos a para que quite las luces, y así quitar un trasto menos. La temperatura es de unos 9º según el gps. A la entrada al camino podemos comprobar que nos clavamos un poco por el chaparrón que cayó. La arenilla que pillan las ruedas, sale disparada hacia nosotros como si de un proyectil se tratase, jejeje. Vamos en dirección a Las Casas Badanas y poco tardamos en llegar a la buena bajada de la entrada de Chozas de Canales. Una autopista mas bien.
     Aquí paramos junto a la casa de J.Lorenzo, que nos estaba siguiente en wikiloc y sale a recibirnos. Carlos ha quedado aquí y no notamos su presencia jejejeje. Llamada al telefono y nada. Nos montamos en las monturas y bajamos a la zona de la fuente donde he quedado con Paco y Jose que vienen con el coche desde Navalcarnero. Saludos y presentaciones y nos vamos a casa de Fernando donde antes de llegar, ya nos está llamando. Tiempo hacia que no pedaleaba por los caminos con el. Ni por la carretera, jejejejeje. por un momento comienzan a llegar biker y se vislumbra un dia con mucha compañía. Hasta que zasssss, aparece Carlos con el coche y le toca aparcar donde estamos. No había tiempo que perder.
     Salimos con los guias de hoy por la vereda de Yunclillos y no tardamos en notar que el ritmo que hemos impuesto en cabeza unos pocos, otros no pueden llevarlo. Levantamos el pie y nos reagrupamos. Camino con sube y bajas que ya nos calienta y la manga larga comienza a notarse. A la altura del km 26,6 giramos a la izquierda junto al arenero por el camino del Tribulillo para pasar por el puente del Río Guadarrama, el cual estaba lleno de agua a nuestro paso. Pasamos el río y giramos el camino a la derecha, que nos exprime un poco. Unos metros mas adelante, cuando mas de uno pensaba "lo que nos queda hasta el cerro", giramos a la derecha, por el Camino Real de Bargas.
No había pasado 1 kms cuando nos encontramos con Josemi que viene desde su casa en Toledo a nuestro encuentro. Que valor. Había llegado como un tiro. Saludos y presentaciones y ya somos 11 bikers en nuestro caminar por los caminos.
     Hasta ahora, los caminos tenían el punto justo de agua, salvo en la zona del pinar que nos tocaba subir en breve. Ya lo imaginé puesto que es un terreno arcilloso y ya lo había padecido en años anteriores 1 vez. Pequeño tramo de la carretera y no tardamos en llegar a la zona. En unos 50 metros ha resultado que llevábamos unas ruedas de Fatbike. 400 o 500 metros en subida hemos aguantado (no había mas cuesta, jjejejeje).
     Salimos ahora a la zona asfaltada de los caminos de regadio de la zona baja de Bargas, donde lo primero que nos encontramos es con los coches de los cazadores que estaban por la zona. Saludos con ellos, pasando raudos y veloces por si acaso, jejejejeje. Pasamos por las vías del tren y encima de la A40 para entrar, de nuevo, en camino. Arenero bueno el que nos recibe donde unos pasan por el sendero de arriba y otros por abajo. Ciclamos por la Cañada Real, pasando junto al pueblo de Bargas, que dejamos a la derecha. Tunelillo bajo carretera chulo y subimos a la zona de la urbanización Santa Clara, donde por su carril bici-andante pasamos unos metros para salir al camino. Paramos en un cruce donde el camino de la izquierda va directo a Toledo y el de la derecha viene de Bargas.

Sólo se reconoce al artista de la foto Juan Carlos
     Hemos quedado en que me enseñarían la otra opción para bajar hasta Toledo (que por cierto, me ha encantado) y nos toca seguir de frente. Aquí Raúl (así me han dicho que se llamaba) decide darse la vuelta por motivos del bonobici o algo así jejejeje. Nos despedimos y salgo detrás del cabeza de la ruta en este momento que es Josemi. Me advierte de una oliva que se suele cruzar si vas muy deprisa en la bajada por el olivar, jejejeje.

El tio Paco en cabeza
     Entramos en el Arroyo del Carrasco, donde no me percato de las indicaciones de Josemi y salgo a la rotonda para hacer, junto a J.Lorenzo y alguno mas un giro entero. Volvemos a salir a un sendero por el citado Arroyo, donde por tramos entre retamas estaba bien señalizado pero donde en otros debido a las fuertes lluvias de ayer, tienes que intuir el recorrido. Gracias a que estos chicos de Chozas se las saben todas, jejejeje.
     Entramos por debajo de la Autovía, continuando por el curso del Arroyo, donde aquí hay que tener ya pericia y control de la bici. Las piedras de esta zona te hacen estar atento a cualquier imperfección del terreno.
     Salimos ahora al asfalto donde ciclamos por una de las calles de la urbanización, girando por la derecha antes de llegar al Chuletero y llevándonos, la mitad del pelotón un pequeño susto. Los primeros en pocos metros giran a la izquierda raudos y de frente viene un coche mas raudo todavía. La partera trasera de la grupeta, hemos tenido que frenar, en rincipio, para posteriormente ver que el coche se detuvo para dejarnos pasar. Risas en el grupo por los comentarios y salimos ya al Camino Natural del Tajo GR-113.
     Por aquí ya hemos ciclado mas de una vez, y es el recorrido alrededor de Toledo que mas me gusta. Ya pedaleamos paralelos al cauce del Río Tajo que baja en sentido inverso al nuestro. Pasamos junto a la Universidad de Castilla La Mancha Campus de Toledo para llegar a una zona que no conocia. Según parece se llama La Cuesta de la Tortuga. ¿Y Porqué? pues porque la velocidad a la cual la tienes que subir, no dista mucha de la de dicho animal, jejejejeje.
     Aquí cada uno sube o intenta subir a su ritmo. Unos lo conseguimos y otros lo intentan, que no es poco. Risas y buen rollo, amenizan el momento. Continuamos pasando por debajo de la Tirolina urbana mas larga de Europa junto al Puente de San Martín y que en esos momentos está en funcionamiento. A una velocidad de 30 km ph van pasando sobre nuestras cabezas. Bueno, en realidad sólo ha pasado uno, puesto que nosotros hemos proseguido nuestro camino sin parar.
     Rápida bajada que nos lleva por el tramo, donde un par de veces hay que apearse de la burra para poder pasar. Ciclamos por una zona con el suelo bien acondicionado, desde donde puedo comprobar el alto cauce que trae el Tajo y la cantidad de pescadores en busca de su preciado pescado. Cuando creía que seguiríamos de frente, el guía nos lleva a adentrarnos por Toledo, como lógico, en subida. Y vaya como picaba. El pelotón se estira de lo lindo y se decide tirar hasta una plaza donde paramos para reagruparnos. Llegamos calentitos. Llegados a esta zona, poco podemos pedalear por las calles por la cantidad de turistas que nos encontramos. Pasamos por unas puertas que dan acceso a un patio interior, que nos deja en la Plaza del Ayuntamiento y junto a la Catedral de Santa María. Aprovechamos el momento para hacernos una foto de grupeta. Donde han tenido que pasar unas risas con unas turistas chinas, para que viniese una española a disparar las fotos, jejeje.


     Desde aquí hasta la Plaza de Zocodover, sólo hemos podido montar en una callejuela donde no había turistas. A nuestro paso nos miraban raro, puesto de íbamos andando, jejejeje. Llegados a nuestro punto de destino y nos acercamos a la pequeña tienda donde paramos habitualmente y que nos tratan de maravilla. Aquí reponemos fuerzas con bocatas y refrescos. Pasamos un buen rato, ya sin quererlo nos hemos visto con que unos extranjeros con una camiseta del Banco Santander, nos reclamaban para hacerse una foto con nosotros. Eramos la atracción de la zona jejejejeje.
   
     Una vez repuesto fuerzas, reemprendemos el camino de retorno, no sin antes tirarnos la foto típica en la estatua del gran Bahamontes "El Águila de Toledo". Muy concurrida por los turistas, donde creo que hay alguno que se tira la foto sin saber, en realidad, de quien se trata, jejeje. Bajamos veloces hacia la Puerta de Bisagra, pedaleando hacia el Paseo de San Eugenio que nos lleva a subir hasta la zona del LIDL. Salimos de la carretera y comenzamos la ascensión hacia los Depósitos del agua que pica pica bien. Fernando viniendo desde atrás aviva la subida y me pego a su rueda para sufrir un ratillo. No tardamos en llegar arriba y bajamos el pedaleo para que todos se unan a los de delante. Sendero arriba nos vamos divirtiendo para salir , de nuevo, al camino que hemos tomado al bajar y retomar lo pedaleado. Bordeamos Bargas por la Cañada, bajamos hasta las vias del tren y una vez pasamos se decide ir por la derecha para intentar no penalizar con el barro bajando junto al pinar. Es mas largo el recorrido, si, pero nos lo quitamos. Cuando todos creíamos que íbamos en grupo, miramos hacia atrás y vemos que nos faltan 3. Paramos a esperar porque no se podía bajar el ritmo, ya que no nos iban a coger. Carlos había tenido una bajada en su ritmo que junto al poco aire de la rueda trasera, hacían que fuese mas lento de la habitual.
     Cruzamos la carretera y entramos en el pueblo de Yunclillos saliendo por la calle de la Iglesia en dirección a la Finca Los Rosales, por asfalto, que yo no conocía. Bajada rápida apreciando el estado en el que día a día va quedándose la carretera que antiguamente te llevaba allí. Está finca cerró el año pasado y se celebraban allí numerosas bodas. En su explanada, todos menos los 3 de cabeza hacemos una parada para ver como se encuentra Carlos. Donde nos confirma que ya se le ha pasado el pajarón, jejeje.
     Salimos y los 3 jinetes cabeceros, nos están esperando, reagrupándonos con ellos. Comentamos la
jugada de subir por el Sendero de la Selva. No tenia ni idea que existiera y creo que a partir de ahora, mas de uno que lea estas lineas, seguro que intenta encontrarlo. Pasamos el puente del río Guadarrama y giramos a la derecha por comenzar dicho sendero por una zona de cañas. Aquí Juan Carlos que no va el último, contempla como una de ellas se mete en el cambio trasero, dañándole la zona de la roldana de arriba y doblando la patilla del cambio. Se consigue poner medio bien y comprobamos que puede funcionar. Seguimos sendero arriba, técnico y entretenido donde tienes que tener cuidado porque pasas rozando todos los arboles. Previa indicación de J.Lorenzo,nos desviamos a la izquierda para retomar al camino principal que nos lleva hasta Chozas. Entramos en el pueblo llegando a los coches, despidiéndonos de los que tenían que hacer uso de ellos, jejejej que eran Paco y Jose. Hacemos planes para emplazarnos para la semana siguiente. Esta vez, declinamos la oferta de tomar un refrigerio con los chicos de Chozas, a razón de la hora a la que íbamos a llegar si paramos.
Y partimos, los mismos que vinimos, es decir, Juan Carlos y yo en dirección contrario a la que tomamos al principio del día. De charleta todo el camino hasta llegar al lavadero de Valmojado, donde Juan Carlos se queda adecentando la bici para llegar a casa sin que pareciese que había hecho kms, jejejeje.
     Bueno y hasta aquí otra fenomenal ruta, otro fenomenal día y una compañía excelente.
NOS VEMOS EN RUTA.

domingo, 6 de octubre de 2019

VALMOJADO - PLAZA MAYOR DE MADRID - VALMOJADO (103 KMS)


Punto de partida y llegada: Valmojado (Toledo)        - Pueblos de paso:   Casarrubios del Monte - El Álamo                                                                           - kms de la ruta: 102,47 kms 
- Tiempo de la ruta: 7:51:33 h                                       - Tiempo de pedaleo: 5:37:46 h
- Velocidad media en movimiento:  17,80 km p/h         - Índice IBP: 64 BYC y 59 FIT
Velocidad máxima sostenida:        44,06 km p/h         Desnivel subida  acumulado:  635,75 m      Desnivel bajada acumulado: 636,36 m
- Bikers:  Reque, José Lorenzo, Juan Carlos, Josemi, Alvaro, Miguel, Ángel bicis, Jesús, Rubén, Peter, Juanjo y Ángel (elchatanga)

Para ver o descargar el track de la ruta pincha aquí

     Para hoy, se nos había ocurrido hacer algo llano y que mejor que acercarnos a Madrid. Ruta que nos gusta bastante y así aprovechar para que la gente nueva del grupo, la conociese.
     Amanece temprano.........bueno, mas bien, amanece cuando amanece, lo único que me levanto y todavía no hay casi luz. Entre ponte bien y estate quieto, me dan las 7:52 cuando habíamos quedado en Casarrubios del Monte a las 8:00. Salgo deprisa, siempre regulando por los 73 kms de la ruta de ayer. Comenzaba a verse algo cuando salgo al camino Casarrubios pedaleando hasta pasar el arroyo Vallehermoso y salirme a la CM-4004 para adelantar esfuerzo y tiempo. Sobretodo lo primero. Acorto por el antiguo tramo de carretera, saliendo a la entrada del pueblo. Llego pasados unos 6 minutos de la hora de kedada con la sorpresa de que estaban allí los chicos de Chozas, Lorenzo, Josemi y Miguel junto a Juan Carlos. Ya me ponen caras desde el principio por la tardanza (jejejejeje). Pero faltaban Reque, Alvaro y Carlos. Este último, no tardó mucho, sino que directamente no contestó a los mensajes enviados, jejejejeje. Llegan los dos que faltaban y partimos en dirección a los 4 caminos donde giramos a la izquierda por el camino la dehesilla para pasar por detrás de la urbanización Casa Catorro.
     Llegamos al pueblo de El Álamo, donde a la altura de la Cooperativa saludamos todos a un biker que iba en sentido contrario a nosotros, hasta que nos dice "que soy Alfonso". Que risa nos ha entrado que ninguno le conociese y el si.
Charlamos brevemente con el y nos comenta que va a ver a Javi a Casarrubios para intentar dar unos pedales. Nos despedimos de el para bordear el pueblo junto a la plaza de toros saliendo a la Ermita y al P.I. para enlazar con el Camino de Guadalupe en sentido contrario. La temperatura era agradable a estas horas.
 Hemos llegado a tener, según mi gps, 4,5º.
Todo el camino hablando de buen rollito y superando así, el tramo pestoso del camino de Madrid que nos lleva hasta el puente por debajo de la A5. Aquí tomamos el primer sendero a la derecha, cortito pero chulo que nos lleva a entrar en las calle del camino de la Zarzuela. De aquí al Puente de Hierro tardamos poco. En este punto habíamos quedado con Ángel Bicis y Jesús y cual es mi sorpresa que tenemos mas compañía. Rubén, Juanjo y Peter estaban también.
   
     Saludos y presentaciones y salimos los 12 bikers cruzando el Puente de Hierro, cuando antes de cruzar la carretera de la urbanización del Río Guadarrama, alguien mienta mi nombre. Me paro y veo que es mi amigo Javi Arteaga. Hacia ya años que no nos veíamos y me dio mucha alegría volverle a ver. Charleta corta donde me comenta que pensaba hacer junto al amigo que le acompañaba unos 40 kms.



     Me despido y arranco junto a Josemi para dar alcance a los demás por la Vía Verde del Guadarrama. Pedaleamos ahora durante unos 6 kms en ligera subida, viendo pasar a grandes velocidades a cantidad de bikers en dirección de bajada y con el aire a favor.
     Hacíamos una grupeta grande y eso impresionaba. Pasamos junto a la depuradora de El Soto de Móstoles y se nota que la temperatura comenzaba a subir. No sabemos si era por Sol o por el olor de la zona. Ahora giramos a la izquierda por el camino que sale justo antes de llegar al puente debajo de la A5, el cual cada vez está peor debido a los escombros que tira la gente y que algún día pueden causar algún problema a cualquier ciclista de los que pasamos por aquí. Esperemos que no.
     Salimos en poco a la rotonda de la gasolinera, donde podemos ver el poco tráfico que hay a esas horas. Tardamos poco en cruzarla casi todos, y hay uno que tarda mas. No digo na. Repecho del centro de Repsol y entramos en las calles del Polígono. Aquí subimos durante apenas 1 km para salirnos por la "vía pecuaria" de la vereda segoviana a la izquierda. Muchas piedras a nuestro paso entre retamas y arbustos y donde es la primera vez, en todos los años que llevo pasando por aquí, que me encuentro a ciclistas pasando en dirección contraria a la mía. Ahora cruzamos una de las calles para salir al sendero de la finca que nos lleva hasta el Polígono Las Nieves. Aquí una vez que llegamos arriba, pedaleamos por el sendero junto a la valla que tantos recuerdos le trae a José Lorenzo jejejejeje, hasta llegar a la gasolinera, que atravesamos para subir por el puente peatonal y cruzar la carretera M-501a y salir a la urbanización Campodon.
     Pocos metros pedaleamos por ella, saliendo al descampado en la primera calle a la derecha (con esto evitamos el tramo de carretera, que aunque solo es de apenas 1 km, suele estar a tope de coches). Camino que nos leva a pasar por encima de la M50 y nos lleva a enlazar con el camino de Villaviciosa a Madrid. O mas conocido como el que te lleva a Hípica Venta La Rubia. Al poco de entrar comienzo con un amago de grabaciones (a la hora de escribir esta crónica, no se si ha salido algo, jejeje) y el ritmo se incrementa, por momentos. A los pocos metros me doy cuenta de que la batería puede estar agotada y paro a cambiarla. La nueva, se cae junto al vallao y me toca buscarlo un poco. Doy con ella y la ponga raudo y veloz pero cuando comienzo a dar pedales, me doy cuenta de que no lo he sido tanto. El grupo estaba demasiado lejos como para decirles por donde había que tirar antes de llegar a la valla de la Hípica. Aquí Ruben, Juan Carlos, José Lorenzo, Josemi y Miguel me esperan para girar a la izquierda. Todos los demás van a tiro hecho y se suben por dentro.
     No hay problema porque la distancia por donde vamos nosotros y ellos es la misma. Entramos en un tramo donde hace bien poco era un sendero divertido pero que el paso de los coches ha hecho que se convierta en un camino muy muy transitado. Tras alguna subidita junto a los pinos llegamos al cruce donde nos espera el grupo A. Nos volvemos a unir y el paso por de bajo de la m40 nos deja contemplar que han puesto unas vallas de hormigón que indica zona militar. Cosa que nunca había estado cortado este camino a los coches. Por otro lado mucho mejor para el paso de peatones y viandantes. Zona de monte por donde bajamos unos metros por el camino de siempre para salirnos por un sendero a la izquierda, que por equivocación "me como" el bueno y salimos a un chorrero con una bajada dura y la subida aún mas. Aquí el pelotón se reagrupa para pasar pero rápidamente se estira de nuevo lanzándonos por otro sendero que nos lleva al camino bajo por la parte de atrás de la Ciudad de la Imagen. Cambiamos un poco el recorrido habitual y salimos al paso del tren ligero donde, tras hablar con Rubén, me comenta otra opción para llegar a la CDC sin tener que salir a la rotonda de abajo. Dicho y hecho, nos guía a pasar por 2 puentes por dentro del parque que hay al lado de Somosaguas. El segundo puente, según el gps de Alvaro, ha llegado a marcar un 19%. Menuda subida y mas bajada que tenia. Aquí José Lorenzo no lo pasó muy bien que digamos.
     En poco tiempo entramos en la Casa de Campo de Madrid, donde hacemos el mismo recorrido divertido de todas las veces para pasar primero junto al Zoo y luego junto al Parque de Atracciones. Aquí nos hacemos una foto del grupo de hoy.


Llegamos ya al Lago donde podemos ver la cantidad de gente que había haciendo todo tipo de deportes y comprobamos que había acabado la carrera de hostelería porque nos cruzamos con mucha gente con gorro, delantal y dorsal. Mucha afluencia de gente por la zona donde cuesta pasar pedaleando. Al llegar junto a la fuente que hay a la entrada del Río Manzanares, vemos gran cantidad de carpas, donde había mucha gente de la carrera, no dándole importancia. Continuamos cruzando la zona del río y saliendo al Paseo de la Virgen del Puerto para girar en el semáforo a la izquierda, en subida por las revueltas.

Sin apenas aliento, llegamos al semáforo del cruce, que menos mal que está en rojo, para recobrar el aliento. Verde y entramos en la calle Mayor. Pedaleamos por ella, contemplando a alguna persona que nos tira fotos a nuestro paso. Estamos ya en las inmediaciones de la Plaza Mayor y hacemos caso a la ordenanza, bajándonos de la bici y andar al lado de ella. Unos cuantos paramos en el medio para tirar las fotos pertinentes. Incluso nos tienen que mandar alguna por email que nos tiró un hombre con una cámara reflex a petición de Reque. Estábamos cerca de nuestro objetivo en el día de hoy.


     Conseguimos sortear un bar (por la trialera de salida como dice Josemi) para llegar a la calle Botoneras donde paramos en La Ideal. Un bar pequeño donde tienen, posiblemente, los mejores calamares de Madrid y donde te atienden con una amabilidad formidable.Aquí fotos desde todos lados van dando lugar a que acabemos con los bocatas. El grupo de Navalcarnero tienen prisa y parten raudos y veloces por la calle Imperial. Los que veníamos desde el principio de la ruta, terminamos de comernos el bocata y descansar un ratillo. Poco mas tarde reanudamos la marcha con la intención de dar alcance al primer grupo. Sólo ha sido eso, una intención. Entrados en la calle Segovia y con el Viaducto de Segovia enfrente, me doy cuenta que la cala derecha no ancla en el pedal y está a punto de salirse el tornillo. Paramos y mientras lo apreto, nos echamos unas risas con Reque, que hace de relaciones públicas con un par de coches eléctricos cargados de turistas, jejeje.




     Apañao todo, partimos bajando veloces hacia el Manzanares hasta llegar al carril bici de Madrid Río donde giramos a la derecha para, tranquilamente, pedalear por el. Contemplamos que están repartiendo bolsas de corredor y..........AHÍ COMIENZA TODO.......Uno tras otro vamos recibiendo nuestra bolsa, e incluso alguna mas. Tocaba parada obligatoria, adiós a la intención de dar alcance al grupo de cabeza. Repartían plátanos, ahí estaba Reque. Repartían isotónica, ahí estaba Reque. Repartían Gorros, ahí estaba. Comenzamos a saturar las mochilas, que venían practicamente vacías de casa jejejejejee. Vemos que la zona de las Carpas está un poco mas vacía y nos aventuramos para ver si dan algo GRATIS. Y si lo daban. Fotos, cosas de beber, de comer. Tal fue lo que "recogimos" que no nos cabían mas cosas en las mochilas. Hasta por fuera tuvimos que meter los enseres, jajajajaja.
      Después un buen rato de risas, nos decidimos a salir de la manera mas recta para no hacer mas kms de los debidos. Salimos bordeando por la derecha el Lago y subiendo por el asfalto hasta salir la CDC. Aquí decidimos salir por la izquierda para subir hasta la parada de tren de Colonia Jardín y pedalear por la zona de las casas de los militares para enlazar con el camino y vadear el arroyo Valchico que no llevaba en absoluto agua. Los kms ya comenzaban a notarse en las piernas pero mientras hablabas no te enterabas y así ha sido durante todo el recorrido. Subimos junto a la valle de la zona militar para llegar al puente de la m40, pasarlo y salir al cruce de caminos donde decidimos tomar dirección para pasar por dentro de la Venta La Rubia. Rápida bajada y entramos en los areneros donde el camino nos lleva a salir junto a la fabrica de maderas enfrenta del nuevo P.I. Ahora comentamos que deberíamos ir por el camino, ya que aunque sólo es un 1 km de carretera, a estas horas el tráfico es muy intenso. mismo recorrido que a la ida donde esta vez me coloco encima del puente peatonal para tirar unas fotos a los componentes del grupo.

     Continuamos bajando ahora por la Vía Verde donde al llegar al puente de hierro volvemos por donde vinimos hasta El Álamo. Parada obligatoria en el bar de la Cooperativa para reponer líquidos. Una vez hecho esto, nos dividimos en dos grupos. Los de Chozas junto a Alvaro tiran hacia Casarrubios y Juan Carlos, Reque y yo por el camino de Valmojado. Al llegar a la zona del Supermercado, ambos se quedan lavando la bici para luego partir hacia sus casa y completas los 3 dígitos. Yo por mi parte, habiendo superando esta cifra, ya puede retornar a mi casa dando por concluida una de las mejores rutas realizadas hasta la fecha por la compañía.
     Agradecimiento muy especial a todos los asistentes y NOS VEMOS EN RUTA.